¿Cuáles son los dones del Espíritu Santo?

Muchos han preguntado en nuestro programa de tv "Nuestra fe católica" sobre los dones del Espíritu santo, y en sus interrogantes principales es ¿porqué el catecismo de la Iglesia Católica habla de dones que no son bíblicos?

Cuando nosotros enseñamos el catecismo de la Iglesia encontramos una numeración de siete dones del Espíritu santo los cuales son:

1) Don de Sabiduría 

2) Don de Entendimiento
3) Don de Consejo
4) Don de Fortaleza
5) Don de Conocimiento
6) Don de Piedad (santidad)
7) Don de Temor del Señor.

Sin embargo cuando te adentras en la palabra de Dios encuentras en 1 de Corintios 12:6-11 una numeración diferente:


1) Don de Fe
2) Don de Palabras de sabiduría
3) Don de Conocimiento
4) Don de discernimiento de Espíritus
5) Don de Profecía
6) Don de Hablar en lenguas
7) Don de interpretación de lenguas
8) Don de sanidad
9) Don de milagros.

Y como buen católico (generalmente poco instruidos) nos confundimos y llegamos a creer que la Iglesia nos miente o nos oculta la verdad, sin embargo eso no es así.


Siempre partamos de la primicia de que la Iglesia no se ha inventado nada, por consiguiente toda su enseñanza es bíblica, sencillamente somos nosotros los que no nos adentramos en sus conocimientos y enseñanzas.

Lo que sucede es que la Iglesia nos enseña que los dones (regalos, obsequios) del Espíritu Santo son de dos tipos (y ambos bíblicos) los primeros encaminados a la santificación de la persona, en otras palabras para alcanzar la santidad, que son precisamente los que la Iglesia con mas énfasis enseña, que además de ello son meramente bíblicos (Isaías 11:2-3) y los segundos son los llamados

charismata, favores extraordinarios que sirven para ayudar a otros (Tomados de 1 Cor 12:6-11) estos últimos la Iglesia Católica no le da énfasis ya que no producen necesariamente la santidad del que le posee, sirve para la evangelización pero no para la salvación personal del individuo.

¿Los carismas nos conducen a la santidad?


No, por ejemplo, el don de lenguas, el don de milagros y todos los nueves dones enumerados en el grupo de carismas no produce en el individuo una transformación real, para ser mas claros, según la carta de San Pablo, en Corinto abundaban en sobremanera en estas manifestaciones milagrosas sin embargo es la comunidad cristiana que recibe mas regaño y correcciones del apóstol por sus conductas desviadas y acciones en contra de la caridad (leer todo el Capitulo cuatro de la primera carta a los Corintios), por consiguiente, a pesar de poseer esos dones extraordinarios su vida interior y personal no había obrado cambios radicales en sí mismos.


¿A qué dones debemos de aspirar? ¿Qué dones debemos de pedir?


Necesariamente debemos de aspirar a los dones que nos habla el profeta Isaías que son precisamente los que la Iglesia católica propone en su catecismo para todos los fieles.


Y reposará sobre El el Espíritu del SEÑOR, espíritu de sabiduría y de inteligencia (entendimiento), espíritu de consejo y de poder (Fortaleza) espíritu de conocimiento, de piedad y de temor del SEÑOR. Se deleitará en el temor del SEÑOR, y no juzgará por lo que vean sus ojos, ni sentenciará por lo que oigan sus oídos.  Isaías 11:2-3


¿Qué hace en nosotros cada don del Espíritu santo?

 

1. El don de sabiduría, al despegarnos del mundo, nos hace apetecer y amar solo las cosas del cielo.

2. El don de entendimiento nos ayuda a atrapar las verdades de la religión en tanto sea necesario.


3. El don de consejo salta desde la prudencia sobrenatural y nos permite ver y escoger correctamente aquello que ayudará más a la gloria de Dios y nuestra propia salvación.


4. Por don de fortaleza recibimos el coraje para sobrellevar los obstáculos y dificultades que surgen en las prácticas de nuestros deberes religiosos.


5. El don de conocimiento nos muestra el camino a seguir y los peligros a evitar para alcanzar el cielo.


6. El don de piedad, al inspirarnos con una tierna y filial confianza en Dios, nos hace abrazar con gozo todo aquello que atañe a Su servicio.


7. El don de temor nos llena de respeto soberano por Dios, y nos hace temer ofenderlo.


¿Y los carismas?



San Pablo nos instruye que no aspiremos a los carismas sobrenaturales como fin único y exclusivo mas que para la edificación del cuerpo de Cristo (1 Cor 12:27-31) además, los carismas son dones gratuitos del Espíritu santo, sin merito alguno por parte de la persona, puede ser dado para cualquiera en un momento importante para la evangelización y luego de ello no volver a recibirlo jamás, ya que el Espíritu es quien decide a quien dárselo o a donde moverse. (Juan 3:8) Por ello difícilmente es obra del Santo Espíritu que todos en una Iglesia hable en lenguas o profetice.


Conclusión



La Iglesia es madre y maestra, desea que nosotros alcancemos la plenitud del Espíritu santo llevándonos a la estatura del varón perfecto (Leer Efesios 4:12 - 13) por ello nos propone aspirar los dones que nos garantizaran la santidad, los dones del Espíritu santo que nos traerán el verdadero avivamiento, no basado en emociones o hechos sobrenaturales, sino en una verdadera conversión de nuestro corazón, un corazón mas cercano a Dios. No te sientas triste o desanimado si no has obtenido el don de lenguas o por no haber vivido un milagro sobrenatural de sanación o profecías, recuerda que eso no te llevará al cielo (Mateo 7:21-23) lo que sí te llevará a la presencia de Dios es haber vivido la santidad en ti y los demás.

Paz y bien.

My Instagram