Lira Merlo

Conferencista catolico





¿Cómo se cita un texto bíblico?

El padre Freddy ha querido dar este tea extra para ayor comprension del todo el pueblo catolico que participan de la Escuela Biblica Catolica.
¿Cómo se cita un texto bíblico?

A veces los autores teológicos dan tan por sentado que todos los lectores de la Biblia saben interpretar una cita, que corremos el peligro de que se pierda el contacto con el lector por no explicar el sistema convencional de citación.
Esta cuestión es verdaderamente colateral al estudio bíblico, no obstante, siendo una cuestión sencilla, pocos se ocupan de explicarla, de tal manera que es muy posible que si hoy viéramos una cita como «2Sm 3,4-6.7-8,25» no sabríamos interpretarla, a pesar de que sus reglas de formación las damos habitualmente por conocidas.

Desde que se fue formando el sistema de división bíblica en capítulos y versículos, durante el Medioevo, se lo hizo con el fin de que pudiera ubicarse cualquier texto, por pequeño que fuese, con rapidez y precisión; así que a pesar de que han cambiado muchos aspectos del texto, tanto en el nivel de su interpretación como en el de su traducción, las reglas que rigen la citación permanecen estables y siguen brindando completa utilidad. Veremos una a una las partes de una cita.

Las abreviaturas de los libros

Es la parte más cambiante de la citación, sobre todo en la actualidad, en que no se suele seguir la regla antigua de formación de la abreviatura, por lo que es posible que dos editores distintos utilicen dos abreviaturas distintas para un mismo libro. No obstante, algunos libros tienen ya una abreviatura clásica que no se ha modificado.

La regla antigua era abreviar el nombre del libro utilizando las dos primeras consonantes -si el libro comenzaba con consonante- o las dos primeras letras -si comenzaba por vocal. En caso de ambigüedad se apelaba a las tres primeras letras. Así, algunos libros han quedado consuetudinariamente vinculados a una abreviatura estándar: Gn, Ex, Lv, Nm, Dt, correspondientes a los cinco primeros libros; Mt, Mc, Lc, Jn, correspondientes a los Evangelios. 

Algunos otros libros siguen también conservando la abreviatura en esta forma.
En el caso de abreviaturas que serían ambigüas (Crónicas y Corintios, cuyas dos primeras consonantes son «Cr» y están repartidos en dos volúmenes cada uno) se utilizan de modo habitual Cro y Cor respectivamente. Puesto que en la Biblia latina los libros de las Crónicas se llamaban con su nombre griego (Paralipómenos), no había allí ambigüedad, por lo que no es raro en textos viejos encontrar una cita como “IICr”, que es una abreviación válida de II Corintios cuando no puede confundirse con II Crónicas.

Pero otros libros no han conservado su abreviación tradicional, por ser menos citados, o porque la abreviación tradicional hacía alusión al nombre latino y no decía nada ya al traducir los nombres a otro idioma. Así, en el caso de los libros de los Reyes, la abreviatura tradicional es Rg (por Regnum), e iban numerados de I a IV, ya que se llamaba I y II Rg a lo que hoy llamamos I y II Samuel, siendo los actuales I y II Reyes III y IV Rg respectivamente.

La abreviación tradicional de Salmos (Ps = Psalmi) se ha ido perdiendo, y no hay un completo acuerdo sobre cuál es la abreviatura más práctica en la actualidad, por lo que lo encontraremos como Sal, S o Sl.
Eclesiástico y Eclesiastés siempre han planteado problemas, por lo que normalmente se los citaba -y aún se lo hace- como Eclo y Ecl respectivamente, aunque en la actualidad la tendencia es utilizar Si (por Libro de Ben Sirá) para Eclesiástico y Qo (por Qohelet) para Eclesiastés, con lo que ha quedado resuelta por completo la posible confusión.
Apocalipsis se abrevia Ap (o Apoc) en las biblias católicas y Rv (Revelación) en las protestantes -«revelación» es el significado literal de la palabra griega «apocalipsis»- pero se trata, desde luego, del mismo libro.

En cualquier Biblia el lector encontrará el sistema de abreviaturas que el editor utiliza. Pero sea cual sea la que use, siempre se escriben:

- Sin separación entre el número de volumen y la abreviatura (IIJn o 2Jn, pero no 2 Jn).

- Con la primera letra en mayúscula y las demás en minúscula (Dt, no DT).

- Sin punto al final de la abreviatura (1Jn 3, no 1Jn. 3).

-El número de volumen se puede poner indistintamente en romano o en arábigo.

Los signos utilizados en las citas: la coma, el guión y el punto
De los tres signos, el principal es la coma, que separa los capítulos y versículos: un número inmediatamente antes de una coma es siempre un capítulo, mientras que si está inmediatamente después es siempre un versículo; 8,3 indica capítulo 8 versículo 3. En la cita compleja 3,4-6.7-8,25 el 8 es inequívocamente un capítulo, mientras que el 25 es un versículo, sea donde sea que esté ubicado: su significado lo da el estar inmediatamente antes o inmediatamente después de la coma.

El guión marca siempre el inicio y el fin de un rango, incluyendo el inicio y el fin de ese rango. Por ejemplo, 8,25-28 indica versículos 25 al 28, ambos inclusive.

Pero no siempre se trata de rango de versículos, a veces son rangos de capítulos. Por ejemplo, si un rango está citado antes de una coma, o la cita no tiene comas, se trata de rango de capítulos. Por ejemplo: 3-5,12 significa “capítulo 3 hasta el versículo 12 del 5”, y 4-7 significa “capítulos 4 al 7, ambos inclusive”.

Hay que tener cuidado con el significado del guión, ya que está completamente subordinado a las comas que haya en la cita. Por ejemplo, 2,3-5,12 quiere decir:“capítulo 2 (está inmediatamente antes de la coma) desde el (hay un guión) versículo 3 (está inmediatamente después de la coma) hasta el capítulo 5 (está inmediatamente antes de una coma) versículo 12”.

Gn 1,24-2,4 -por ejemplo- son los dos últimos días de la Creación: capítulo 1 desde el versículo 24 hasta el capítulo 2 versículo 4.
El punto se utiliza para indicar versículos o capítulos que no forman un rango; su significado es “y”.

Gn 3,2-5.9 : Génesis capítulo 3 versículos 2 al 5 y versículo 9.

Gn 3.5,6: Génesis capítulo 3 entero y versículo 6 del capítulo 5

Préstese atención a este detalle:

2,3-4,5 significa: capítulo 2 desde el versículo 3 hasta el capítulo 4 versículo 5, por lo tanto se lee también el capítulo 4 versículos 1, 2, 3 y 4, porque pertenecen al rango.

Pero 2,3.4,5 significa que sólo se leen dos versículos, el 3 del capítulo 2 y el 5 del capítulo 4, porque no forman rango; es decir que el “coma 5” con que termina, en un caso significa “desde 1 hasta 5” y en el otro solamente indica el versículo 5, por el distinto signo que precede al capítulo 4.

Algunos casos especiales

Hay unos pocos libros que pueden tener algunas particularidades en la forma de citarse:

-Las cartas del NT a Filemón, 3 Juan y Judas tienen un único capítulo, ya que son muy breves; por ese motivo, muchos omiten poner el número de capítulo, por lo que –por ejemplo- 3Jn 9 viene a decir lo mismo que 3Jn 1,9: en los dos casos se trata de un versículo, aunque en la primera forma no aparezca después de una coma.

-El libro del Eclesiástico (Ben Sirá), tiene un breve prólogo que desde la antigüedad se discute si debe o no considerarse parte del libro. Por ese motivo no se lo numera como capítulo, pero se lo incluye en las ediciones (el libro sólo figura en las biblias católicas). Para citar ese prólogo (que tiene su importancia por el paralelismo con el prólogo de Carta a los Hebreos), se lo lee como Capítulo 0; así que Eclo (o Si) 0,1-3 quiere decir “Prólogo del Libro de Ben Sirá, versículos 1 al 3”. Aunque otros prefieren escribir Si 1-3pról.

-Algunos editores separan el capítulo 6 del libro de Baruc en otro libro, con el nombre de “Carta de Jeremías”; en ese caso, ese pequeño libro separado pasa a tener un único capítulo, como los ya mencionados Fl, 3Jn y Ju.

Unidades menores al versículo

La necesidad de citar con mayor precisión y algunas nuevas perspectivas en torno a la división interna de los textos bíblicos surgidas de la lectura crítica, han creado el problema de encontrar un modo de citar que permita referirse a partes menores todavía que el versículo, sin perder la numeración establecida, que volvería engorrosa gran parte de la literatura escrita en torno a la Biblia a lo largo de siglos.

Para evitar modificar ese sistema, y tener, además, que agregar más signos al texto, se utiliza en la actualidad una división puramente mental del versículo, basada en las letras minúsculas del alfabeto. Cada pausa significativa del versículo se considera una subdivisión, y se le asigna a cada una una letra del alfabeto, comenzando siempre con “a”. Puede tratarse de un punto seguido, un punto y coma, un signo de interrogación, etc.

Por ejemplo:

Gn 2,4: Esos fueron los orígenes de los cielos y la tierra, cuando fueron creados. El día en que hizo Yahveh Dios la tierra y los cielos,
Puede dividirse en dos partes:

Gn 2,4a: Esos fueron los orígenes de los cielos y la tierra, cuando fueron creados.

Y

Gn 2,4b: El día en que hizo Yahveh Dios la tierra y los cielos,

Así que el texto Gn 1-2,4a –por ejemplo, que corresponde al texto de la Creación en siete días- no termina en el versículo 4 completo sino en la pausa más significativa que está en el centro.
Esta división, muy útil para el estudio bíblico, es –como señalé- puramente mental, por lo que el lector no encontrará esas letras minusculas salpicando la edición impresa, sino que tendrá que reconstruir la división mientras lee.
Otros signos complementarios

En algunas citas pueden aparecer algunos signos que ayudan a expresar mejor el texto deseado: ss, pass e inf.

-«ss» indica capítulos o versículos subsiguientes, y se usa para evitar tener que aclarar con precisión la cita, lo que a veces puede dar resultados farragosos. Se sobreentiende que los versículos (o capítulos) subsiguientes se refieren a los que pertenecen a la misma unidad narrativa, descontando lo que no pertenezca a ella. Por ejemplo, si citamos Gn 1ss, es probable que queramos referir a la gran unidad literaria que forman los capítulos 1 al 11, sin querer expresar en concreto unos versículos determinados. Lc 14,16ss se referirá, si se está hablando de las parábolas de Jesús, a la parábola de los invitados al banquete, pero dejará afuera los versículos interpretativos sobre el seguimiento, la Cruz, la parábola de la sal insípida, etc. Pero si se está hablando del tema teológico del seguimiento, esa misma cita significará la parábola de los invitados y los versículos que la interpretan en términos de seguimiento de Jesús.

-«pass» indica una cita contextual, quiere decir que sólo se indica el versículo (o capítulo) principal que habla del tema, pero el lector tendrá que buscar un poco por todo el contexto para encontrar más referencias. Por ejemplo: “Jesús nos llama a su seguimiento relacionando el discipulado con la Cruz (ver Lc 14 pass)”.

-«inf» es la abreviación de “in finem”, “hasta el final”, y se usa para indicar que debe leerse un capítulo hasta el final, sin necesidad de precisar cuál es el último versículo. Por ejemplo: si quiero citar el relato de Adán y Eva resulta ser Gn 2,4b-3 El número 3 al final del rango está significando el capítulo 3, lo cual surge de que una cita con un rango al revés (desde el versículo 4 hasta el 3) sería imposible; pero a primer golpe de vista es confusa. Si en lugar de poner en esa forma lo escribimos Gn 2,4b-3inf queda visualmente claro que el 3 se refiere al capítulo 3 y no al versículo 3.

El criterio más general a tener presente al escribir una cita bíblica debe ser siempre la claridad y la completa precisión, que evite que el lector se quede con la duda sobre qué se habrá querido citar, objetivo que, como vemos, se logra con unas pocas y no demasiado complicadas reglas.

No se pierda el programa en el canal católico Misión (58 del sistema de cable de Quilalí) a las siete de la noche cada miércoles.

Paz y bien

Recursos extras:

Si quieres descargar este tema da click aca.
Para consultar una Biblia Online da click aca
Para instalar Catecismo en tu computadora da click aca
Para instalar en tu computadora una biblia de estudio da click aca.
Aplicacion de la Biblia latinoamericana para tu celular da click aca
Catecismo de la Iglesia catolica en tu celular da click aca
Documento Dei Verbum da click aca


Recuerda comentar

Bajo de cada tema estarán cuatro opciones para comentar, si usted tiene cuenta en facebook de clics en el botón de esa red social, o con la red google plus y diskus. Si no cuenta con ninguna de estas cuentas puede usar el botón "blogger" con él solo ingresará su nombre y correo electrónico para realizar sus comentarios.




Tal vez le interese

0 comentarios:

Publicar un comentario

Aclaración

Aclaración - La forma de citar los textos para la Iglesia católica es el uso de la coma para separar el capitulo del versículo, ejemplo: Juan 3, 16. Sin embargo, este blog le tengo asociado a un comando que reconoce una cita bíblica y te presenta el texto citado en una burbuja flotante al hacer clik, dicho comando solo reconoce los dos puntos, por ello este blog ha optado por usar esta forma de citar, a pesar de ser la usada por los biblistas protestantes. Ejemplo: Juan 3:16 Disculpen el inconveniente. Paz y bien.

 
Tú eres el responsable de informar a los visitantes de tu blog de las cookies que utilizas en él. Para más información, ve a http://www.blogger.com/go/cookiechoices.