¿Podemos tener milagros si enviamos mensajes o imagenes por WhatsApp o Facebook?

Me encontraba en la capilla del Santísimo, haciendo mi oración a las seis de la mañana, de repente observe un papel que alguien había dejado debajo del sagrario, me sorprendí, en él había una imagen de San Judas Tadeo y una oración dirigida a él, hasta ahí todo estaba bien, sin embargo el ultimo párrafo del escrito decía así:

Ahora tienes que pasar este mensaje en los próximos 7 minutos al menos a 20 personas y en 13 días recibirás una muy buena noticia, pero si lo rechazas ocurrirá lo contrario. Una señora lo olvidó y a los 8 días murió su único hijo...


Me alarmé, no de lo que decía sino de enterarme que en mi parroquia había gente que creía en esas cosas.

Les invito a leer el texto de Judith 8:11-17 y comentemos:

"¿Quiénes sois vosotros para permitiros hoy poner a Dios a prueba y suplantar a Dios entre los hombres?Así tentáis al Señor Onmipotente, vosotros que nunca llegaréis a comprender nada! Nunca llegaréis a sondear el fondo del corazón humano, ni podréis apoderaros de los pensamientos de su inteligencia, pues ¿cómo vais a escrutar a Dios que hizo todas las cosas, conocer su inteligencia y comprender sus pensamientos? No, hermanos, no provoquéis la cólera del Señor, Dios nuestro. Si no quiere socorrernos en el plazo de cinco días, tiene poder para protegernos en cualquier otro momento, como lo tiene para aniquilarnos en presencia de nuestros enemigos. Pero vosotros no exijáis garantías a los designios del Señor nuestro Dios, porque Dios no se somete a las amenazas, como un hombre, ni se le marca, como a un hijo de hombre, una línea de conducta. Pidámosle más bien que nos socorra, mientras esperamos confiadamente que nos salve. Y él escuchará nuestra súplica, si le place hacerlo."

¿Podemos tener milagros si sacamos copias a un papel o enviamos mensajes de estos por WhatsApp o Facebook?
¿Esto le agrada a Dios?

En esta publicación veremos lo dañino que es para la fe el creer en este tipo de “cadenas de oración”

1.  Cuando mandamos estos mensajes es porque nos hemos convencidos de que Dios (o algún santo) podría bendecirnos o maldecirnos si le hacemos, a esto la Iglesia le llama superstición.

Nuestro catecismo lo define de la siguiente manera:

"La superstición es la desviación del sentimiento religioso y de las prácticas que impone. Puede afectar también al culto que damos al verdadero Dios, por ejemplo, cuando se atribuye una importancia, de algún modo, mágica a ciertas prácticas, por otra parte, legítimas o necesarias "(CIC 2111)

Cuando leemos el evangelio de Mateo 7:9 - 11 cabe hacernos estas preguntas ¿ustedes les harían un daño a sus hijos por no compartir una hoja de papel? ¿Creen en realidad que Dios haría algo así? 

Dios es muestro Padre, su amor es la única garantía que necesitamos.

El Apostol San Pablo a los Colosenses 2:8-10 nos habla sobre las supersticiones y la diañina que estas resultan para nuestra vida espiritual.

Hebreos 3:12-14:

Tenemos que esperar siempre en el Señor, puesta nuestra confianza en él, el dador de la vida y no en actos vanos e inútiles como es reenviar un mensaje.

Este mal no se resume a lo que hemos abordado, también existen unas imágenes del Facebook en las que nos piden escribir “amen” debajo de una foto de algún santo, Jesús o la Virgen María, todo ello para demostrar que le amamos, o aquellas que sentencian “si crees en él comparte esta imagen” e inclusive hay muchas personas sin corazón que usan fotos de niños enfermos o personas deformes para hacerse famosas en la red bajo la mentira de “si escribes amen se sanará” Hermanos, Dios no utiliza el Facebook para bendecir o maldecir a nadie, es inútil escribir amen a cada imagen que veas, esta es una “superstición moderna” en la que muchos católicos sin conocimientos caen. Nosotros no podemos ser uno de ellos.

¿Después de leer esto, que piensas de las cadenas de oración? ¿Se puede forzar a Dios para que haga un milagro o es mejor confiar en su voluntad? ¿Cuándo te encuentres un papel de estos que es lo que harás de ahora en adelante?

OREMOS
Vamos a hacer una verdadera cadena de oración, no supersticiosa, sino orar por las personas de nuestra comunidad.

Para hacer esta oración llevaremos un hilo de lana, el cortaremos para que cada miembro de la comunidad tengo uno del mismo tamaño. Después de hacer la señal de la cruz se leerá Eclesiastés 4:12 Después cada uno presentara su intención de oración, luego se procede a orar cada uno por las intenciones del que este a su derecha, inicia el coordinador/a al concluir unirá su hilo con la persona por la que oró, después el siguiente y así sucesivamente hasta formar un solo hilo. Se concluye con un padre nuestro y un ave María.

 Se pueden sonar una canción católica adecuada de fondo 

Santa Teresita del Niño Jesús nos dice “La santidad no consiste en tal o cual práctica, sino en una disposición del corazón (del alma) que nos hace humildes y pequeños en los brazos de Dios” 

Si te ha gustado comenta en las cajas de comentarios abajo de esta publicación o comparte en tus redes sociales.

Paz y bien.

My Instagram