¿Porqué celebramos a los santos patronos? ¿Necesitamos a otro patrón que a Jesús?

Me visitó un hermano evangélico a mi casa y me preguntó “¿Por qué ustedes tienen a la Virgen María como Patrona de su ciudad? ¿Acaso no es Jesús nuestro rey, jefe, patrón? ¿Para qué tener otro?” me quedé pensativo observándolo, pensando, a cuantos hogares también visitaron con estas preguntas para hacerlos dejar nuestra Iglesia.

¿Ustedes qué hubieran contestado a esto? ¿Por qué la Iglesia católica te dice que hay otros patrones? ¿Qué significa santo patrón?


Para entender bien esto leeremos la primera carta del apóstol San Pablo a los Tesalonicenses:

"Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo"  1 Tesalonicenses 1:6

Ademas:

"Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellas padecieron de los judíos" Tesalonicenses 2:14

La carta a los Tesalonicenses nos ayuda bastante a entender el tema de los santos patronos, entendiendo perfectamente el termino de Patron que no necesariamente significa jefe.

Los celulares táctiles tienen la famosa “pantalla de bloqueo” seguramente ustedes mismo leen este escrito desde uno de ellos, vea lo que el celular les pide para poder entrar en él, notará que aparece la palabra “Introduzca su Patrón” para desbloquear.

El smartphone te esta pidiendo introducir un "jefe" ¿Un patrón es un jefe? Si fuese así ¿Cómo podremos introducir un “jefe” en el celular? ¿Acaso Patrón significa algo más? 

En el diccionario de la real academia de la lengua española encontramos 11 definiciones para la palabra patrón, en primer lugar la que todos conocemos, jefe, pero luego encontramos la definición que más se adapta a lo que enseña la Iglesia: 

Patrón es un Modelo que sirve de muestra para sacar otra cosa igual, en sí, eso es un santo patrón, un modelo que nos propone la Iglesia para ser imitado por nuestra comunidad.

Pablo mismo presenta en sus cartas a la Iglesia, los miembros y su misma persona como patron a seguir, leemos en Filipenses 3:17:

Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.


Notemos la insistencia de la Biblia para imitar a aquellos que ha seguido los caminos del Señor, la Iglesia en su sabiduría ha asignado santos que, según su vida, son las que propone para cada ciudad, congregación o comunidad para ser imitados, por ejemplo, a los sacerdotes se les presenta al Santo Cura de Ars, uno de los más grandes sacerdotes que la Iglesia ha tenido, a los misioneros se les presenta a San Francisco Javier por ser el misionero que llegó hasta la India y Japón a evangelizar.

Ante esto me gustaría preguntarnos ¿Es necesario conocer la vida del santo para poder imitarlo? 

Dice Filipenses 4:8-9:

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.
Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.
El sentido cristiano de las fiestas patronales es ayudarnos a vivir nuestra fe con firmeza, apoyados de la vida de aquellas personas que, al igual que nosotros, sufrieron tentaciones pero prosiguieron hacia la meta. La Biblia nos manda a imitar todo lo bueno porque al final nuestra meta es llegar al cielo
Si bien es cierto hay actividades meramente culturales que se han involucrado en nuestras fiestas, otras muy deplorables que en el nombre de nuestro santo se inducen al alcoholismo y otros pecados, sin embargo como cristianos nuestra misión no es señalar despectivamente, sino transformar a través del evangelio a nuestras comunidades, a pesar de esta tendencia del mundo de corromper lo bueno.

Sabías que cada quien puede escoger además un santo patrón para su ministerio (Yo en lo personal he escogido a Santa Teresa de Lisieux) y así ayudarte a tu crecimiento espiritual, este santo te ayudará, además con su oración ya que intercederá por ti. (Sobre la intercesión de los santos hablaremos en próxima ocasión)

Para concluir hermanos les dejo una frase de nuestro Papa Emérito

:
Los santos no son personas que nunca han cometido errores o pecados, sino quienes se arrepienten y se reconcilian. Benedicto XVI

Procuremos vivir nuestras fiestas patronales en el estudio, la meditación de la vida de nuestro santo patrón (molde) y la imitación de los carismas que llevaron a estos hermanos a la santidad.

Paz y bien.

¿Los Catolicos adoran a un Dios muerto?

Follow Me

Sponsor

sponsor

My Instagram