Identificando a la gran ramera del apocalipsis

Muchas veces he escuchado de protestantes fundamentalistas la afirmación de que la Iglesia es “La Gran Ramera de Babilonia” de la que habla la Biblia en el capítulo 17 del apocalipsis. “La Biblia lo dice muy claro” me comentan. En esta ocasión he querido hacer un breve resumen de las razones que dan para justificar su interpretación, y las respuestas que han dado los apologistas católicos.

¿Cuales son las razones que plantean para acusar a la Iglesia Católica de ser la ramera?


La Ramera es descrita como una gran ciudad o un imperio poderoso. Una gran ciudad que se sienta sobre siete colinas

“Y la mujer que has visto es la Gran Ciudad, la que tiene la soberanía sobre los reyes de la tierra. Apocalipsis 17:18

Y aquí asumen que se refiere a Roma, más específicamente a la Iglesia Católica Romana.
“Aquí es donde se requiere inteligencia, tener sabiduría. Las siete cabezas son siete colinas sobre las que se asienta la mujer. «Son también siete reyes” Apocalipsis 17:9

Aquí objetan que Roma se encuentra asentada sobre siete colinas (Quirinal, Viminal, Capitolino, Esquilino, Palatino, Celio, Aventino) al igual que la Ramera (incluso recientemente un protestante me decía “era demasiada casualidad” que ambas estuvieran sobre siete colinas)

Pero si los textos bíblicos se refieren a la Ramera como una Ciudad, y no como una Iglesia el argumento comienza a verse flaco. Ahora, un fundamentalista dirá “¡El Vaticano es una ciudad!”, pues bien, sin discutir de momento la diferencia entre una Ciudad y una institución con sede en una ciudad, lo cierto es que el Vaticano no se asienta sobre siete colinas (a diferencia de la antigua Roma pagana), ya que está situada al oeste del Tíber, mientras que las siete colinas de la Roma antigua estaban al este. Así, si el argumento es que es la Iglesia Católica, porque el Vaticano es una ciudad, y se asienta sobre siete colinas, este argumento falla.

Adicionalmente a esto, hay que hacer notar que no solo la antigua ciudad de Roma estaba asentada sobre siete colinas, sino también Jerusalén, las cuales eran (Escopus, Nob, Monte de la Destrucción, Monte Sión, la colina situada al suroeste también llamada de este, monte Sión, Monte Ofel y la Roca). Sería entonces más coherente asumir que los textos bíblicos se refieren o a la Roma Pagana o a Jerusalén, dado que eran grandes ciudades situadas sobre siete colinas. (Y todo eso asumiendo que el término montañas se deba interpretar literalmente)

Derrama la sangre de los santos y profetas

“y en ella fue hallada la sangre de los profetas y de los santos y de todos los degollados de la tierra” Apocalipsis 18:24.

“Y vi que la mujer se embriagaba con la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús. Y me asombré grandemente al verla” Apocalipsis 17:6

Pero si la Ramera se embriagaba con la sangre de los mártires y profetas, allí hay otro problema con las tesis protestantes, porque es el mismo Cristo quien identifica a la ciudad de Jerusalén como la que mata a los profetas. Compárece:

“«¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!" Lucas 13:34

Cristo también habló de que no convenía que un profeta muriera fuera de Jerusalén.
“Pero conviene que hoy y mañana y pasado siga adelante, porque no cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén.Lucas 13:33

Es el mismo libro del apocalipsis el que menciona claramente que la Gran Ciudad (La Ramera) es aquella donde Jesús fue crucificado (Jerusalén):

“Y sus cadáveres, en la plaza de la Gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma o Egipto, allí donde también su Señor fue crucificado.” Apocalipsis 11:8

Sin embargo, prefieren ignorar cualquier exégesis bíblica seria, y basarse en sus prejuicios creyendo “santos y profetas” a quienes sufrieron persecución religiosa durante la inquisición. Sin embargo, respecto a estos supuestos santos debo decir que casi ninguna comunidad eclesial protestante se identifican hoy con sus doctrinas. De hecho, los mismos países protestantes no hubieran dudado en juzgarles en sus propias inquisiciones, lo cual en muchos casos hicieron, como fue el caso de Servet, quemado en la hoguera por los calvinistas, o los anabaptistas y arminianos, perseguidos por luteranos y calvinistas.

¿Será que consideran a los albigenses, unitarios, sabelianos o nestorianos como santos?

El hecho de que alguien sufra persecución religiosa independiente de las ideas que profese no le hace santo y mucho menos profeta. Yo podría volverme hoy hereje hasta la médula de los huesos, ser perseguido por mi fe y ser injustamente condenado a muerte, pero eso no me haría ni ortodoxo, ni santo, ni profeta. Y si así piensan la misma persecución la sufrieron los católicos en países protestantes y no por eso ellos se consideran a sí mismos como la “ramera”.

Comete abominaciones y fornica con los reyes de la tierra

“con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.” Apocalipsis 17:2

Colocan ejemplos de como el Vaticano a lo largo de la historia ha mantenido relaciones con las distintas potencias mundiales, pero eso no tiene nada de malo. Los presidentes de los países desarrollados hoy día suelen pedir consejo no solo a la Iglesia Católica, sino a líderes protestantes preeminentes, y no por eso están “fornicando con ellos”. El texto del apocalipsis no se refiere a eso, sino a las abominaciones que continuamente cometía la Jerusalén apostata con los pueblos paganos.

“Hijo de hombre, haz saber a Jerusalén sus abominacionesEzequiel 16:2

“Así dice el Señor Yahveh: Por haber prodigado tu bronce y descubierto tu desnudez en tus prostituciones con tus amantes y con todas tus abominables basuras, por la sangre de tus hijos que les has dado, por esto he aquí que yo voy a reunir a todos los amantes a quienes complaciste, a todos los que amaste y también a los que aborreciste; los voy a congregar de todas partes contra ti, y descubriré tu desnudez delante de ellos, para que vean toda tu desnudez” Ezequiel 16:36-37

“…te entregaré en sus manos, ellos arrasarán tu prostíbulo y demolerán tus alturas, te despojarán de tus vestidos, te arrancarán tus joyas y te dejarán completamente desnuda” Ezequiel 16:39

“te construiste un prostíbulo, te hiciste una altura en todas las plazas” Ezequiel 16:24
Te prostituiste a los egipcios…” Ezequiel 16:26

“Luego, multiplicaste tus prostituciones en el país de los mercaderes, en Caldea…"Ezequiel 16:29

“¡Oh, qué débil era tu corazón - oráculo del Señor Yahveh - para cometer todas estas acciones, dignas de una prostituta descarada!” Ezequiel 16:30

“Pues bien, prostituta, escucha la palabra de Yahveh. Así dice el Señor Yahveh: Por haber prodigado tu bronce y descubierto tu desnudez en tus prostituciones con tus amantes y con todas tus abominables basuras, por la sangre de tus hijos que les has dado, por esto he aquí que yo voy a reunir a todos los amantes a quienes complaciste, a todos los que amaste y también a los que aborreciste; los voy a congregar de todas partes contra ti, y descubriré tu desnudez delante de ellos, para que vean toda tu desnudez. Voy a aplicarte el castigo de las mujeres adúlteras y de las que derraman sangre: te entregaré al furor y a los celos, te entregaré en sus manos, ellos arrasarán tu prostíbulo y demolerán tus alturas, te despojarán de tus vestidos, te arrancarán tus joyas y te dejarán completamente desnuda. Ezequiel 16:35

Es Dios mismo quien reclama e identifica a Jerusalén como la que se ha prostituido con los reyes de la tierra y de cometido abominaciones.

Está vestida de púrpura y escarlata

“¡Ay, ay, la Gran Ciudad, vestida de lino, púrpura y escarlata, resplandeciente de oro, piedras preciosas y perlas” Apocalipsis 18:16

Aquí no pueden faltar fotos escogidas de sacerdotes y obispos con vestiduras púrpura y escarlata. Lo cierto es que los sacerdotes no visten “púrpura y escarlata”, sino que de acuerdo al ciclo litúrgico los colores de sus vestiduras cambian. Una breve descripción del significado de estos colores:

Colores en la liturgia de la Iglesia

El VERDE: simboliza la esperanza. Para los pueblos antiguos, el verde era la primavera, la vegetación, el renacimiento, la esperanza de una cosecha abundante. La palabra “verde” proviene de la palabra latina “viride", que significa “fresco", “lozano” o “floreciente". Este color se utiliza en la liturgia en el “tiempo ordinario", que son los días en que no se celebra ninguna fiesta especial.

- el BLANCO: simboliza la pureza y la alegría. El blanco se utiliza en el tiempo de Navidad y Pascua y para las fiestas de la Ascensión de Jesús al cielo y la Epifanía, en definitiva, los eventos que no conmemoran la pasión y muerte de Cristo. También se utiliza en las festividades de la Virgen María, de los ángeles y de los santos que no fueron martirizados. La palabra “blanco” parece provenir del antiguo alemán, de la palabra “blank".

- el VIOLETA o PÚRPURA: simbolizan penitencia y el duelo. Se llevan durante la Semana Santa, los domingos de Cuaresma y en los cuatro domingos de Adviento. El violeta era el color preferido para las túnicas de los antiguos reyes. La palabra “púrpura” proviene del griego “porphyra", una especie de marisco del que se obtiene un tinte de este color. La palabra “violeta” proviene del latín “viola", el nombre de una planta púrpura azulada.

- el ROJO: simboliza el fuego, la sangre y la realeza. Este color se puede ver durante las celebraciones de la Pasión, incluido el Viernes Santo, y en los días en que se conmemoran las muertes de los mártires, los apóstoles y los evangelistas. Siendo el color del fuego, es la elección natural para Pentecostés, al simbolizar el ígneo descenso del Espíritu Santo. La palabra “rojo” proviene del latín, concretamente de la palabra “russus".

En este sentido, los fundamentalistas ni por error mostrarían fotos de sacerdotes con estas vestiduras, ya que se derrumbarían sus razonamientos falaces. Para acto seguido vociferar: Ven!!!, Rojo!!!, la Ramera!!!

Es también curioso que siendo el apocalipsis un libro simbólico hayan tomado los colores de la ramera de forma literal, cuando los colores en el apocalipsis tienen un sentido simbólico. Los justos salen vestidos de blanco (pureza y santidad) en contraste a los colores de la ramera (rojo por derramar la sangre de los santos, púrpura por fornicar con los reyes de la tierra).

Su interpretación literal no solo falla porque el color predominante del clero católico es el blanco, sino porque Dios mismo mandó a hacer las vestiduras de los sacerdotes levitas de color púrpura y escarlata:

“Harán las vestiduras siguientes: un pectoral, un efod, un manto, una túnica bordada, una tiara y una faja. Harán, pues, a tu hermano Aarón y a sus hijos vestiduras sagradas para que ejerzan mi sacerdocio. Tomarán para ello oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino. Bordarán el efod de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino torzal. Se le pondrán dos hombreras y se fijará por sus dos extremos. La cinta con que se ciña el efod será de la misma hechura y formará con él una misma pieza: de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino torzal” Exodo 28:4-8

“Bordarás también el pectoral del juicio; lo harás al estilo de la labor del efod. Lo harás de oro, púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino torzal” Exodo 28:15

“En todo su ruedo inferior harás granadas de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino torzal; y entre ellas, también alrededor, pondrás campanillas de oro” Exodo 28:33
“Bordaron también el pectoral, al estilo de la labor del efod, de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino torzal.” Exodo 39:9

Como podrán notar no hay forma de identificar a la Iglesia católica con la referencia a los colores litúrgicos.

Por ultimo, hermanos, la interpretación del apocalipsis no debe de ser hecho de forma ligera basado en prejuicios e injurias, lee, medita y vive el evangelio.

Comenta que te ha parecido y si te ha gustado comparte.

(Tomado de distintas fuentes)

My Instagram