Si usas la palabra amén en todo, este articulo para ti.

En una ocasión contacté a un grupo de música católica muy conocido en el país para que cantará en la vigilia de Pentecostés de la parroquia. Conociendo que el grupo es de espiritualidad carismática hablé con ellos previamente al concierto recomendándoles que no usaran locuciones de origen protestante, por ejemplo las consignas “¿Quién Vive?” o “A su nombre…” (Las razones las trataremos en otra publicación) además revisamos el repertorio de la música para asegurarme que toda sea netamente católica. En fin, no había nada que podría confundir a nuestros hermanos, solo nos faltó un pequeño detalle.

“¿Quién dice amén?” “¿Amén hermanos?” “… tal y tal cosa… ¿Amén?…”

Al día siguiente tuve que redactar esta catequesis que impartí con los jóvenes de la pastoral para explicar a detalle el uso litúrgico y sagrado de la expresión hebrea “Amén” que la influencia protestante ha hecho que se use en reemplazo de la palabra OK.
Sí, a estas alturas de la lectura muchos se preguntarán ¿Cuál es el problema de usar la palabra Amén? Y otros tanto alegaran que no es una palabra protestante sino que es usada por nuestra Iglesia, pero quiero iniciar explicando el significado de esa palabra y no, no significa sencillamente “así sea”

Amén es una expresión del arameo antiguo, el idioma de Jesús, cuyo significado real es: “la  fuerza, la firmeza, la solidez, la estabilidad, la duración, la credibilidad, la fidelidad, la seguridad total” no es una alternativa antigua al moderno “Okay” Sino una clara declaración de fe firme e inamovible dada a Dios mismo.

Cuando buscamos en la Biblia encontramos que esa expresión se usa ante declaraciones de fe a Yahvé, usándose de forma reverencial y litúrgica, en una asamblea de fieles respondiendo a lo dicho por un locutor. Veamos:

“Alaben al Señor porque es bueno. Porque es eterna su misericordia. Digan: Sálvanos, Señor, Dios nuestro, y júntanos de entre las naciones, a fin de celebrar tu nombre santo y tener nuestra gloria en alabarte. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde siempre hasta siempre: Que todo el pueblo diga: Amén. Aleluya. Todo el pueblo contestó «Amén» y alabó a Yahvé”. (1Cronicas 16:34-36)

“¡Bendito Yahvé, Dios de Israel, desde siempre y para siempre! Y todo el pueblo diga: ¡Amén!” (Salmos 106:48)

Como vemos en estos textos bíblicos decir Amén implica un gran compromiso, es hacer una profesión de fe, es decirle a Dios que sí, que estamos de acuerdo con todo lo que Él nos dice, es repetirle una y otra vez que le vamos a ser fieles, es asegurar nuestra esperanza. Reducir esta expresión a un simple “así sea” no es suficiente, es una traducción limitada.

Los grandes santos dela Iglesia estaban conscientes de este significado reverencial y sacro de esta palabra. El mismo San Agustín refería que Amen involucra un “Veritates está” ósea un “es verdadera y completamente cierto”, una expresión de confianza total rendida a Dios como autor de todo, y siempre se hace referencia a una oración comunitaria.

Amén es una ratificación por el pueblo de lo que se ha dicho, y puede interpretarse en nuestro lenguaje como si todos ellos dijeran: Que sea como el sacerdote ha rezado”. (“Expositio Missae” de Gerberto)

Por ello es notorio que su uso en las escrituras siempre hace referencia a una asamblea de fieles respondiendo a una expresión sacerdotal:

“Maldito el hombre que haga un ídolo esculpido o fundido, abominación de Yahvé, obra de manos de artífice, y lo coloque en un lugar secreto. Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén” (Deuteronomio 27:15). Leer también Deuteronomio 27:16-26.

Desde el punto de vista etimológico amén deriva de “aman”, que significa “reforzar, confirmar lo dicho por un sacerdote”.

Incluso en el nuevo testamento la palabra está restringida al uso litúrgico, así lo leemos en 1 Corintios 14:16.

Pero ¿Por qué ahora se usa para responder a todo?

El mas hermoso Amén.
Ya lo dice el profeta Oseas 4:6, toda esta moda actual es por falta de conocimiento. Vemos ahora en Facebook publicaciones que nos invitan a contestar con un “amén” a casi todo, desde imágenes del ya célebre San Judas Tadeo hasta personas que han nacido con deformidades, haciendo uso indebido de una palabra que por su santidad los padres de la Iglesia decidieron mantenerla intacta de su original arameo, sin traducciones para no alterar su significado para que vengan nuestros hermanos y le usen como un sustituto cristiano del mundano Ok.

Por ello hermanos les insto a usar la palabra "Amén" a cómo debe de ser, una profesión de fe al Dios verdadero, la próxima vez que vean una publicación en las redes que les gusta sencillamente den  su respectivo "Like", y en las actividades de la Iglesia limitar el uso de esta para los actos solemnes.

Sé que tienes comentario sobre esto y sé que a muchos no le ha gustado la publicación, por ello quiero leer sus comentarios, y si te ha parecido a bien la información comparte en tus redes para que muchos más conozcan las verdades de nuestra fe.


Paz y bien.



(Posdata, un saludo al grupo de Facebook catholic.net por ser el único que he visto que tiene por regla no comentar una publicación con un amén.)


My Instagram