Lira Merlo

Conferencista catolico





¿Miércoles de cenizas? ¿Quién inventó eso?


Si, así se refieren muchos a este día en que los católicos asistimos al templo a recibir una marca en forma de cruz en la frente, hecha de cenizas.



Para muchos hermanos protestantes, el gesto de untarse cenizas en la cabeza es algo ridículo, tradiciones vacías o peor aún, algo diabólico.

Claro, pensemos como ellos, cenizas es igual a muerte, la muerte es del diablo, entonces eso es diabólico.

Con esa lógica barata convencen a muchos católicos mal formados en su fe que poco a poco son arrastrados a sus garajes y a engrosar las cuentas bancarias de sus pastores.

El día de hoy abordaremos este tema, el miércoles de cenizas, su punto de vista bíblico y el significado de esta tradición cristiana.


Como ya sabrán, el miércoles de ceniza es el día que da inicio a la Cuaresma, cuarenta días donde nos preparamos por medio de penitencia y conversión para recibir la resurrección de Jesucristo. Así como Jesús se preparó esos cuarenta días, todo católico de verdad se debe de preparar cuarenta días para recibir el hermoso misterio de la resurrección de Cristo que representa la victoria de Dios sobre el pecado, y debe de ser para todos nosotros el centro de nuestra fe.

¡Si no hay resurrección, Cristo no resucitó! Y si Cristo no resucitó, es vana nuestra predicación y vana también la fe de ustedes”.  (1Cor 15:13-14)
Para llegar a ese encuentro con Cristo debemos prepararnos y despojarnos del hombre viejo por medio de un cambio

“Porque si nos hemos identificado con Cristo por una muerte semejante a la suya, también nos identificaremos con él en la resurrección. Comprendámoslo: nuestro hombre viejo ha sido crucificado con él, para que fuera destruido este cuerpo de pecado, y así dejáramos de ser esclavos del pecado” (Rom 6:5-6)

¿Por qué en miércoles se inicia la Cuaresma si la Biblia no lo dice?

Sencillamente por dos cosas que la Biblia si dice:
a.)    Jesús resucitó un domingo (Mc 16: 9)
b.)    El número cuarenta simboliza tiempo de cambio (Gen 7:4), de preparación (Ex 24:18), de prueba (Deu 8:2) (Mt 4:2) 

Es un tiempo de preparación de nuestro cuerpo y alma para vivir gozosos la Pascua. Preparándonos para la conversión (Jonás 3:5)

¿Cenizas?

Prácticamente se le asocia al polvo, simbolizando a la vez el pecado y la fragilidad humana. Ez 28:18

Cuando el sacerdote nos impone las cenizas nos dice estas palabras:
Arrepiéntete y cree en el evangelio (Marcos 1, 15) o “del polvo eres y al polvo volverás” (Génesis 3:19)

La ceniza finalmente nos recuerda que somos mortales, que fuimos creados del polvo y a él volveremos (Gen 3:19), por lo cual, debemos aspirar a vivir la resurrección del Señor, como un signo de victoria sobre el mal, el cual no tendría mejor señal para nosotros que la cruz de Cristo (Col 2:14-15)

El arrepentimiento es un acto del corazón, pero que podemos acompañar con signos externos. Igual que lo hizo el rey David cuando pecó contra Dios, y para mostrar su arrepentimiento “se acostaba en el suelo” y “lloraba” (2 Sam 12:16.21)

¿Cruz? título de gloria del cristiano

En la vida cotidiana del cristiano, «el hombre viejo es crucificado» (Rom. 6:6) hasta tal punto, que quede plenamente liberado del pecado. El cristiano diariamente asumirá la sabiduría de la cruz, se convertirá, a ejemplo de Jesús, en humilde y «obediente hasta la muerte y muerte de cruz».

No debemos temer llevar una cruz en el pecho ni menos colocar un crucifijo en la cabecera de nuestra pieza. Sí debemos temer «la apostasía» o la traición a la verdadera religión que sería lo mismo que crucificar de nuevo al Hijo de Dios (Heb. 6:6).

El verdadero cristiano con la cruz en la mano debe exclamar: «En cuanto a mí, quiera Dios que me gloríe sólo en la cruz de Nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo» (Gál. 6:14).

El miércoles de Ceniza, así como la Cuaresma es observado por la mayoría de los católicos, las denominaciones ortodoxas y unas pocas denominaciones protestantes. 

Puesto que la Biblia en ninguna parte ordena o condena tal procedimiento, un cristiano tiene la libertad de decidir el observar el miércoles de Ceniza o no. Si un cristiano se siente guiado por el Señor a observar el Miércoles de Ceniza y/o la Cuaresma – el punto importante es tener una perspectiva bíblica. Es bueno arrepentirse de actividades pecaminosas. Es bueno identificarte claramente como un cristiano. No es bíblico creer que Dios automáticamente te bendecirá en respuesta a la observancia de un ritual. Dios está interesado en nuestros corazones, no en nuestra observancia de rituales.

Amigo católico, recuerda que el miércoles de ceniza es el inicio del caminar, del paso de Jesús por el desierto, donde nosotros revisamos nuestra conducta interior y por medio de la ceniza reflejamos exteriormente ese deseo interno de querer recibir a Cristo resucitado, como decía San Pablo:


Así, que debemos celebrar nuestra Pascua con el pan sin levadura que es la sinceridad y la verdad, y no con la vieja levadura ni con la corrupción de la maldad y la perversidad” (1 Cor 5, 7b-8)


Paz y bien.



Tal vez le interese

0 comentarios:

Publicar un comentario

Aclaración

Aclaración - La forma de citar los textos para la Iglesia católica es el uso de la coma para separar el capitulo del versículo, ejemplo: Juan 3, 16. Sin embargo, este blog le tengo asociado a un comando que reconoce una cita bíblica y te presenta el texto citado en una burbuja flotante al hacer clik, dicho comando solo reconoce los dos puntos, por ello este blog ha optado por usar esta forma de citar, a pesar de ser la usada por los biblistas protestantes. Ejemplo: Juan 3:16 Disculpen el inconveniente. Paz y bien.

 
Tú eres el responsable de informar a los visitantes de tu blog de las cookies que utilizas en él. Para más información, ve a http://www.blogger.com/go/cookiechoices.