¿Porqué las católicas usan pantalones?


Andábamos de misión en las comunidades de Quilalí, impartíamos el kerigma a un sector de 10 comunidades, éramos un grupo de 80 misioneros y misioneras en la hermosa labor de la predicación. Sin embargo, entre las chicas que andaban con nosotros surgió una dificultad bien sentida: su vestimenta.

Por la noche, conversando con los líderes “católicos” de la comunidad me preguntaron:

¿Por qué estas mujeres andan predicando el evangelio usando esa ropa “indecorosa”? ¿Es que a ustedes no les enseñan que es pecado vestirse así?

En esta ocasión abordaremos el tema de la vestimenta y el decoro según el magisterio de la Iglesia, contestando además esa pregunta que cada vez me hacen más seguido, “¿Es pecado que una mujer use pantalones?”



Leamos en primer momento el libro de Deuteronomio 22:5

"La mujer no llevará vestido de hombre, ni el hombre vestido de mujer, porque Yahvé aborrece al que hace tal cosa."

Los grupos protestantes conservadores interpretan este texto como una prohibición dada por Dios para el uso de pantalones en las mujeres, ya que, como dicen ellos, los pantalones son ropa para hombres.

Ante esto cabe la pregunta: ¿Quién definió que el pantalón es ropa de hombre? ¿La Biblia lo menciona en alguna parte?

En realidad para los tiempos bíblicos nadie usaba pantalones porque aún no se habían inventado. Las túnicas para hombres o mujeres no eran muy diferentes, salvo algunos colores, indumentarias y ciertos detalles que representaban su estatus social, por lo demás consistían en un solo vestido, amarrados por un cíngulo y un manto.

Entonces, ¿Este pasaje prohíbe el uso de pantalones?

No, definitivamente no. La prohibición de este pasaje es referida al travestismo, tanto de hombre como de mujeres.

El uso del pantalón en realidad es muy reciente, naciendo como atuendo de guerra y limitado a los que habían de cabalgar mucho tiempo.
Solo piensa, ¿cómo hacían para cabalgar los antiguos con esas largas túnicas?
Era una acción complicada, pensando en ello los romanos adoptaron una falda hasta las rodillas para sus soldados que les permitiera cabalgar más fácilmente, pero había un problema, las piernas al estar en contacto con la áspera piel de los caballos se raspaba causando severas infecciones en los soldados, por ello los persas, adoptando las faldas romanas, decidieron costurarlas por el centro creando así los primeros pantalones.

Los griegos tomaron para sí esta vestimenta por ser practica y útil para el trabajo y con ellos todos los pueblos barbaros, incluidos los árabes. Roma no aceptaba tales atuendos por considerarlos “incultos” siendo así que hasta unos siglos atrás las clases nobles de occidente seguían usando atuendos “distinguidos” relegando el uso del pantalón a la clase obrera.

En el siglo XIX todos los trabajadores usaron pantalones, siendo este muy útil para el trabajo que realizaban en las fábricas, claro, por cultura eran los hombres quienes trabajaban, las mujeres por ende no necesitaban usar estos atuendos.

Las crisis económicas, las guerras y la liberación femenina hicieron que las mujeres empezaran a buscar empleo, y así en las fábricas poco a poco se notaba más presencia femenina y, por ende, mujeres usando pantalones.

De ahí el rechazo del pantalón femenino por los sectores machistas de la sociedad, porque el pantalón representa el trabajo femenino, el acceso de las mujeres a mejores oportunidades laborales.

Ubiquémonos en el presente, prohibiendo el uso de pantalones a mujeres que trabajan en empresas que requieren el uso de las motocicletas, ¿creen que les será fácil para ellas realizar su trabajo solamente en faldas?

Pero Luis, me dirán algunos, esos pantalones que las mujeres usan son provocadores.

En esto si debemos hacer distinción.

Leamos lo que dice el apóstol Pablo en  1 Timoteo 2:9-10 “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad”.

La Biblia les invita a mis hermanas católicas a vivir con pudor y de manera decorosa, pero sobre todo haciendo buenas obras de misericordia, más allá de la vestimenta que usen.

¿A qué me refiero? De nada te sirve andar bien cubierta si tus obras no corresponden a una mujer que profesa la piedad. He conocido a beatas en la iglesia que a pesar de sus atuendos conservadores sus obras dan mucho que desear. Según San Pablo eso de nada les sirve.



Por otro lado, si una mujer anda vestida sensualmente y soy yo el que casi le coma con la mirada, para Jesús quien será juzgado seré yo:

Evangelio según San mateo 5:28:
"Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón."

Así que no creas que allá en el juicio vas a acusar a la mujer de aquello que nació en tu propio corazón.

Para concluir, la Biblia no prohíbe el uso de pantalones en las mujeres, sí rechaza el travestismo y la falta de pudor y piedad, pero los pantalones no son mencionados en ninguna parte.

La Iglesia desde el año 866 D. ya se había manifestado ante este tema:

'Ya sea que usted o sus mujeres lleven o no lleven pantalones no impide su salvación, ni conduce a un aumento de su virtud” Papa Nicolás I

¡Es increíble que algo que la Iglesia ya lo dijo hace más de un milenio vengan ahora a ser cuestionado por algunos que se dicen a sí mismo católicos con ideas protestantes! Las chicas que me han acompañado en misión obviamente les pido que vallan de pantalón, debido al difícil acceso de estas comunidades será innecesariamente incómodo para ellas el uso de faldas. Eso sí, con decoro.

Bueno, eso fue todo por hoy, si te ha gustado comparte en tus redes sociales, si tienes algo que comentar aquí lo puedes hacer en la caja de comentarios.




Paz y bien.

My Instagram