¿Por qué el mensaje de la Virgen de Cuapa influye en la situación actual de Nicaragua?

Imagen de La Virgen de Cuapa en protesta

A partir del 19 de abril de este año ha iniciado un levantamiento masivo de la población nicaragüense en contra de la pareja que gobierna el país, iniciado por la inconformidad a los decretos que han reformado nuestra constitución y distintas instancias para beneficiar al partido de gobierno, los jóvenes universitarios se organizaron y han mantenido una lucha constante en donde destaca sobre todo dos banderas, la Azul y blanco, bandera del país y después la amarillo y blanco, bandera de la Iglesia católica.

Marchas, actividades culturales, sátiras y enfrentamientos desiguales en contra de la policía y el ejército se han realizados en casi todo el país resultando en la muerte de 64 jóvenes, la mayoría pertenecientes a las universidades y a las pastorales juveniles de la Iglesia.

Como relata el Obispo Silvio Báez en una entrevista a Telemundo, los jóvenes de las pastorales juveniles han sido capturados por la policía y torturados arrancándoles las uñas para amedrentarlos. Hechos que hicieron que el Obispo llorara ante las cámaras.

Ante esto la Iglesia insiste en solicitar al gobierno un cese a la represión, un cese a los asesinatos y persecuciones permanentes contra nuestros jóvenes.

Por su parte el estado, para obviar los hechos ha acusado a la Iglesia, a un partido que se separó del sandinismo oficial (MRS) y al “imperio Yankee” de querer provocar un golpe de estado, usando los medios de comunicación que les pertenece (casi todos los canales de televisión del país) para desprestigiar a los jóvenes universitarios y a los líderes eclesiásticos.

Joven se cubre con la Bandera de Nicaragua.
En respuesta los jóvenes usan el único medio de comunicación que no ha sido controlado por el estado, las redes sociales, y a través de ellas han realizado las convocatorias a marchas y han mostrado los hechos sangrientos del gobierno a través de Facebook live.

Uno de los principales blancos de los jóvenes son los monumentos eregidos por la vicepresidente y esposa de Daniel Ortega, Rosario Murillo. Estos monumentos son unas estructuras de metal de color amarillo con forma de un árbol, que según muchos son símbolos del ocultismo que practica desde hace mucho Rosario Murillo.

Estos árboles de metal a los que el gobierno se refiere como “arboles de la vida” han sido destruidos de uno a uno (al momento de redactar esta publicación ya han caído 10) y en su lugar los jóvenes han hecho altares a los universitarios asesinados y a la Virgen de Cuapa.

Esta imagen de Cuapa ha acompañado la mayoría de marchas multitudinarias, y el gobierno ha demostrado su rechazo a la misma, cada mañana han aparecido destruidas las imágenes de ella que los jóvenes han puesto y la población les vuelve a entronar en completa desobediencia cívica.

Hoy por la mañana que entro a mis redes sociales encuentro publicaciones de páginas del gobierno desprestigiando la aparición de Cuapa, acusando que es una “maniobra de la derecha para manipular las conciencias de la población” a través de un icono “contra-revolucionario, capitalista y promotora de la violencia del país” refiriéndose a Maria y su mensaje en Cuapa.

Imagen entronada en donde habia un arbol de la vida
¿Por qué el gobierno detesta el mensaje de Cuapa?

¿Por qué parte de la población ha usado ese icono religioso como símbolo de su protesta?

Y hoy que se celebran 38 años de su aparición te comparto parte de la historia que de alguna u otra manera ha esperanzado a muchos nicaragüenses y esta atormentando a los gobernanantes.

Las apariciones de Maria se dieron en los años 80, primer periodo de gobierno sandinista, el joven Bernardo Martínez, era sacristan de la parroquia de Cuapa, un pueblo del sur del país que, no por casualidad su nombre proveniente del idioma indígena náhuatl significa, la sílaba “Cua” “serpiente” y la sílaba “pa” significa “sobre”. O sea que quiere decir destruir, aplastar a la serpiente.

En ese periodo se empezaba a gestar y establecer el comunismo en el país, y Bernardo tiene las revelaciones de Maria que en una de sus conversaciones le dijo:

“ Bernardo, quema del país los libros de enseñanzas ateas y comunistas”
Entonces Bernardo le pregunta: — ¿Y cómo voy a quemar todos los libros de Nicaragua?
Ella le contesta: —No pensés que vas a quemar libros toda una vida, yo lo que quiero es un símbolo porque el comunismo ateo se va a hacer humo de toda Rusia y del mundo entero”
Este mensaje recibido por Bernardo fue claro, directo y osado. Bernardo al miedo de revelarlos a un país que empezaba a perseguir a las personas que no comulgaban con la doctrina comunista los escondió reservándoselos.

María vuelve a interrumpir en su vida:

Marcha de protesta en Managua
A los ocho días cuando iba en busca de una ternera. Después de caminar un rato, vio un relámpago y sintió el gozo de la primera vez; luego vino otro relámpago y enseguida vio a la Virgen. Ella le dijo en tono amable pero de reclamo: “¿Por qué no has dicho lo que te mandé a que dijeras?” Y Bernardo respondió: “Es que tengo miedo…”. Y entonces la Virgen le dijo:”No tengas miedo. Yo te voy a ayudar; dile al sacerdote”. Hubo otro relámpago y luego desapareció.

Bernardo contó el mensaje pero aun no le creían, cuenta el mismo Benardo que la Virgen volvió a aparecer en el mismo sitio de siempre y Bernardo le insistía en que se dejase ver para que la gente creyese. Le contó que la gente decía que se le aparecía el diablo y que la Virgen estaba muerta y hecha polvo como cualquier mortal.

Entonces la Virgen se puso triste y lloró. Bernardo pensó que era por su culpa y le decía: “Señora, perdóneme por lo que he dicho. Usted está enojada conmigo. Perdóneme. Perdóneme”.

Pero la Virgen le dijo: “Yo no estoy enojada ni me enojo. Me da tristeza la dureza de corazón de esas personas. Pero vos tenés que hacer oración por ellas para que cambien”.

Bernardo se puso a llorar. Se moría de tristeza de ver a la Virgen así. Mientras Bernardo lloraba, la Virgen dio el mensaje:

“Recen el rosario. Mediten los misterios. Escuchen la Palabra de Dios en ellos dicha. Ámense. Ámense unos a otros. Perdónense. Hagan la paz. No pidan la paz sin hacerla porque si no la hacen no sirve para nada que la pidan. Cumplan con sus deberes. Pongan en práctica la palabra del Señor. Busquen ser agradables a Dios. Sirvan al prójimo que así le agradan”.

Fueron mensajes claros, oportunos y de esperanza en los momentos por los que atravesaba el país cuando ocurrieron las apariciones; mensajes que ahora como en aquellos años son también de actualidad.

Un mensaje directo y que hace temer a los gobernantes de Nicaragua.

Relata Bernardo, ya siendo sacerdote, que cumplía una misión en un poblado del Municipio de León cuando tuvo una visión.

La casita en la que se hospedaba era de tabla. En la noche se disponía a dormir cuando oyó el sonido de un coletazo pegando en la pared de madera. Creyó que eran juegos de los chavalos y una y otra vez los callaba. Pero al no tener ningún resultado optó por salirse a ver qué pasaba.

Sin embargo, en vez de un juego de niños se encontró con una pantalla reflejada en la pared en la que claramente se veía un dragón con dos cabezas, enfurecido, acechando a un pueblo desesperado que levantando las manos pedía su protección al cielo. Y a un extremo había una mujer vestida de blanco que decía: “Yo venceré esta batalla”.

Esta visión profética que tuvo Bernardo no necesita de más explicación ni de identidad. Pero aún no se ha llegado al final feliz porque para esto es necesario unir voluntades, pedirle al Padre que muestre su poder desde el cielo y nosotros desde la tierra rogarle al Señor en oración para conseguirlo.

En una locución que tuvo Bernardo con el Señor, en la Iglesia de El Calvario, Él le habló así: “Estoy muy enojado porque he visto que mi pueblo está sufriendo mucho y voy a castigar a los opresores de mi pueblo”.

—¿Cuándo, Señor? —le pregunta Bernardo.
—Pronto los voy a castigar —dijo el Señor.
Entonces Bernardo reclama: —Señor, la Virgen me ha prometido muchas cosas pero no se han cumplido—.
—¿Y no crees en Aquél que hizo parar el sol? —le dijo el Señor.
—Sí, creo —aseguró Bernardo.
—Pues el que hizo parar el sol va a castigar a los opresores de su pueblo y quiero que vos pidás también el castigo —le advirtió el Todopoderoso.
Imagen de Cuapa destruida por el gobierno
—Pero, Señor —le protesta Bernardo— Vos sabés todo y ves todo y yo veo sólo a mi alrededor. Es verdad que yo miro a los que están a mi alrededor que sufren, pero vos mirás más por todos lados a todos tus hijos. Lo que yo veo es un círculo nada más de los que sufren. ¡Vos ves a todo el mundo y podés hacerlo sin necesidad de que yo te pida.
—No —dijo el Señor— así quiero yo, que se unan el cielo y la tierra en esta petición.

A 38 años de estos relatos.

Y hoy que Nicaragua sufre la inestabilidad, la persecusion y agresión a nuestros simbolos religiosos el mensaje de Cuapa debe de llenarnos de esperanza. Dios mismo luchará junto al pueblo. Dios mismo nos dará la victoria, por ello debemos pedirle a Él que la justicia sea justa, que no permita que los jueces injustos actúen en contra de la ley y que condenen al inocente, al honesto y premien al culpable que destruye al pueblo.
No todo es desesperanza, tenemos una Madre que nos ha venido a buscar y se ha quedado en ésta su tierra nica: Cuapa. Ella nos ayudará si se lo pedimos.

Animo Nicaragua.

¿Los Catolicos adoran a un Dios muerto?

Follow Me

Sponsor

sponsor

My Instagram