Lira Merlo

Conferencista catolico





Suscribete

¿Apologistas católicos o buscapleitos virtuales? Consejos prácticos para discutir en la red


“Sectario” “Hijos de Lutero” “Paga diezmos” y muchos epítetos más son usados todos los días en los grupos de debate en las redes sociales, solo es entrar a un grupo en Facebook sobre religión y presenciarás un desfile de insultos e improperios vertidos unos en contra de otros.

Y no, no es que estoy defendiendo a los protestantes, sus insultos no son para menos, pero es que, ¡Ellos son protestantes! Ellos no son la Iglesia de Cristo, por ende no podemos exigirles que reflejen a Cristo si no lo conocen completamente.

Pero nosotros, los católicos, nosotros que nos revestimos de Cristo en cada Eucaristía no debemos de caer en el nivel de los insultos y los atropellos de la dignidad ajena en nombre de nuestra fe. Ya lo dice Jeremías 15:19 Que se vuelvan ellos a ti, pero tú no te vuelvas a ellos.

La intención de esta publicación es analizar nuestras acciones en las redes y dar unas luces que ayuden a convertir nuestras publicaciones en verdadera defensa de la fe que atrae a otros a Cristo y no los repele.

Sin más, empecemos.


En múltiples ocasiones he compartido en los grupos de Facebook publicaciones de este portal, y miro con vergüenza como se llenan de comentarios ofensivos dado por aquellos que dicen ser apologistas católicos, pensando que están defendiendo la fe terminan atacando a hermanos católicos por la sencilla razón de no leer bien antes de comentar, ¡Dios! Si leyéramos el doble de lo que escribimos este mundo sería más hermoso.

Por ello mi primer consejo sería:

Evangelizar desde el amor

Piensa en que las personas que están al otro lado de la red son tierra fértil para evangelizar, no lo veas como enemigos sino como posibles nuevos católicos, no son tus contrarios sino hermanos que necesitan conocer a Jesús a través de su Iglesia, conocer al Dios que nos ha enamorado. Por ello nosotros tenemos que ser capaces de ser espejos de ese amor contagioso que todo lo impregna en la vida del creyente. Ahora que se habla tanto de modelos de Iglesia, de reformas sin fin, de interpretaciones sobre el último Concilio, convendría ir al meollo de nuestra fe, que no es otro que "amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo" (Mateo 22:36-40)

Urge llenar las redes con mensajes transformadores, cambiadores de vida, evangelizadores, solidarios, compasivos, atentos a las necesidades del prójimo sufriente… mensajes de amor. Los mensajes de amor que salen de los que muestran que aman, acercan al Dios salvador, al Dios invisible que se hace visible a través de la práctica del amor: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Jn. 13:35).

Con amor demostrarás que realmente Jesús vive en tu corazón.

Aclarar y convencer con inteligencia.     
                                          
En las redes encontrarás muchos ataques a nuestra fe, pero no debemos de responder a esos ataques con cólera o ira, sino con inteligencia, con lógica. Por ejemplo, leemos a menudo un tema como que “el Papa tiene muchas riquezas”
 Los argumentos que debemos usar deben de ser desde la lógica, buscando la persuasión inteligente, yo he contestado así: “¿el Papa es muy rico? yo antes pensaba así, pero me puse a estudiar y encontré que nada en el Vaticano pertenece al Papa con excepción de sus libros y que bajo las órdenes del Papa existen más de cien organizaciones que se dedican a hacer el bien a los pobres y necesitados sin distinción de raza o religión. ¿Sabías eso? Ahora me gustaría que me dijeras: ¿cuáles son las obras de caridad que ustedes hacen aquí en favor de los más pobres?”
Este simple razonamiento ha hecho que ellos desistan de la idea de las riquezas en el Vaticano, obviamente debes de estar informado para poder explicar y recordando el consejo del Apóstol Pedro:
Santificad a Cristo como Señor en vuestros corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia (1 Pedro 3:15)


Elige bien tus batallas
Nosotros los seres humanos estamos dado a repeler a las personas que nos contradicen, por eso cuando alguien pregunta algo como ¿María tuvo más hijos? Está buscando sencillamente una respuesta negativa para iniciar una larga y extendida discusión innecesaria que a larga va a perjudicar a los demás hermanos que le lean.

Por ello ante esto mejor declinar el impulso de contestar dará mejores resultados, recordando lo que nos dice la Palabra al respecto:
Recuerda a los otros y recomiéndales delante de Dios que hay que evitar las discusiones. No sirven para nada. Lo que hacen es perjudicar a quienes las escuchan (2 Timoteo 2:14)

No buscar vencer sino convencer.

Lo importante de un buen apologista es convencer a otros que se acerquen a Cristo y no vencer una discusión.

Por ende, si estas en los foros de discusión para demostrar tu conocimiento los minutos invertidos serán en vano, ya que, como decía San Agustín, “el orgullo no es grandeza, sino hinchazón”, y lo dice ya el Apóstol Santiago: Dios resiste al soberbio y da su gracia al humilde (Santiago 4:6)

Por ende, que tu predicación en las redes sea para convencer a otros de lo que nosotros vivimos, que Cristo vive, que se hace presente en la Eucaristía, que nos ama sobre todas las cosas.

Ya lo dice San Juan Pablo II:

 “Ciertamente Cristo respeta nuestra libertad, pero en todas las circunstancias gozosas o amargas de la vida, no cesa de pedirnos que creamos en Él, en su Palabra, en la realidad de la Iglesia, en la vida eterna. Así pues, no penséis nunca que sois desconocidos a sus ojos, como simples números de una masa anónima. Cada uno de vosotros es precioso para Cristo, Él os conoce personalmente y os ama tiernamente, incluso cuando uno no se da cuenta de ello”

Animo amigo apologista de la red, ayúdanos a llevar a Cristo a todas partes.

Si te ha gustado este post deja tu comentario aquí abajo y comparte con todos tus amigos y grupos.

Paz y bien.







Tal vez le interese

Aclaración

Aclaración - La forma de citar los textos para la Iglesia católica es el uso de la coma para separar el capitulo del versículo, ejemplo: Juan 3, 16. Sin embargo, este blog le tengo asociado a un comando que reconoce una cita bíblica y te presenta el texto citado en una burbuja flotante al hacer clik, dicho comando solo reconoce los dos puntos, por ello este blog ha optado por usar esta forma de citar, a pesar de ser la usada por los biblistas protestantes. Ejemplo: Juan 3:16 Disculpen el inconveniente. Paz y bien.

Disqus for esta-es-la-fe


 
Tú eres el responsable de informar a los visitantes de tu blog de las cookies que utilizas en él. Para más información, ve a http://www.blogger.com/go/cookiechoices.